Innovar por convicción o innovar por necesidad

“Home staging. Nuevos modelos de negocio gracias a la crisis “

Existe una frase por ahí que dice toda “CRISIS ES UNA OPORTUNIDAD“. Ya me gustaría escuchar la respuesta de muchos que han sufrido graves consecuencias de la crisis que (dicen) ya ha pasado. Pues, siento ser una agua-fiestas pero esa frase es CIERTA. Vivimos la era del bienestar que tiene como inevitable (y mala) consecuencia que nos apoltronamos en nuestra zona de confort y cuando toca moverse, por la razón que sea, nos resistimos, nos quejamos, y todo lo que se nos quiera ocurrir.

Estos días me ha tocado invertir montones de horas en búsqueda de información y contenidos relacionados con un proyecto de branding global que estamos desarrollando para uno de nuestros clientes y, lo que tiene esos procesos  es que, sin buscarlos encuentras temas inesperados que resultan ser más ilustrativos que los que tenías previstos como fuente de conceptos.

HOME STAGING

 

Pues bien, en esa búsqueda, me he topado con este nuevo modelo de negocio vinculado al sector inmobiliario. En realidad, el HOME STAGING es una técnica de marketing para aumentar el interés de los clientes en la compra o alquiler de una vivienda. En realidad no es nada diferente a lo que se podría pensar con el sentido común. Si quiero vender o alquilar mi casa, al tendré que presentar bien para hacerla lo más atractiva posible. Y, ¿qué tiene esto de novedoso? pensarán algunos. Nada en realidad. Lo nuevo es que, durante los años previos a la crisis, era necesario más bien poco para conseguir vender. Como es bien sabido, este periodo atacó de lleno en las bases del sector de la construcción y, por extensión, del inmobiliario. Así que, cuando las vacas vienen flacas, toca ponerse a mimarlas.

De hecho, el HOME STAGING no es una técnica que se haya inventado ahora. Según parece, surge hace unos 30 años en Estados Unidos y las circunstancias actuales hacen que los países europeos hayan tenido que adoptarlo.

A esto hay que añadir que los hábitos de compra y alquiler de una casa han cambiado. Ahora, antes de llamar a nadie, hacemos una buena selección a través de los portales dedicados a ello en internet, por lo que las imágenes que se presenten en estos sitios, serán definitorios a la hora de que el interesado se decida o no a llamar a la inmobiliaria o propietario.

¿QUÉ ES UN PROCESO DE HOME STAGING?

El objetivo único es mejorar todo lo posible la presentación de la vivienda. Para eso, según explica la página oficial de España del Home Standing, las acciones principales a llevar a cabo son:

  • Despersonalizar
  • Ordenar
  • Despejar
  • Limpiar
  • Reparar
  • Organizar el espacio y armonizar

Y, como cuentan ellos: el trabajo del Home Stager consiste en utilizar estas técnicas para resaltar los puntos fuertes y minimizar los puntos débiles de un inmueble. Por lo tanto, no se trata de esconder los defectos, sino de arreglarlos. Tampoco se trata de decorar la casa, ya que la decoración es algo muy personal y en el caso del Home Staging el objetivo es convertir la vivienda en un sitio neutro y acogedor en el que la mayoría de los visitantes se sientan cómodos.

Ya existen datos que confirman que, gracias al HOME STAGING, las viviendas se venden más rápido y a mejor precio. En general, esta labor podría hacerla el mismo dueño, sin embargo, es lógico pensar que a éste le cueste desvincularse de su propio enfoque para ofrecer una visión más generalista de su casa. Normalmente, la labor de Home Stager es desarrollada por profesionales de la decoración que conocen bien el funcionamiento del sector inmobiliario.

INNOVAR, INNOVAR E INNOVAR.

 

¿Por qué me ha llamado la atención este fenómeno al alza? Básicamente por lo que decía antes. A pesar de que el concepto de la INNOVACIÓN está muy presente en el ámbito profesional, la realidad nos demuestra que cuesta mucho que la cultura de una empresa (y por tanto, de una marca) esté impregnada del sentido y el valor de la innovación. En la actividad de las pymes se aprecia una inmersión continua en el día a día que no deja espacio ni tiempo que dedicar para algo que es imprescindible, PENSAR (ya no digo ni innovar). Es más, considero que está más enraizada la cultura del seguir al que va primero porque ese VENDE.

Pero, si hay muchos que siguen al primero, estaremos compitiendo en una jungla en la que cada, resulta más difícil diferenciarse. Esto es la pescadilla que se muerde la cola. Si no innovo porque no tengo tiempo, porque tengo que vender; cada vez seré más invisible para mi receptor y venderé menos. ¿Alguien tiene la solución? (Me gustaría decir que nosotros pero vamos a ser más humildes. Lo que sí sabemos es que hay que escribir una hoja de ruta y salirse lo menos posible para poder llegar a destinos en el tiempo).

Por tanto, si nuestras empresas se han visto vapuleadas por el asalto de la crisis, es el momento perfecto para salir de nuestra zona de confort y mirarnos a nosotros mismos para saber qué podemos hacer para revolucionar nuestro producto/servicio y, ¿por qué no?, nuestro sector. Vale, plantearse la innovación, el cambio así, no es el camino más ortodoxo pero, tampoco nos vamos a poner exquisitos. Mejor empezar de alguna manera que no empezar nunca.

 

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *