Space&Branding

“¿Hasta donde llega el Branding?”

La gestión de una marca, implica intervenir en todas las acciones que la empresa emprende.

Branding es contar la verdad. Sin duda. Parece fácil pero cuando se pone en práctica esta sencilla máxima, nos encontramos de bruces con la realidad del día a día. Las practicas diarias de la vida cotidiana de una compañía que se han establecido a lo largo de los años son un tremendo “michelín” que, en numerosas ocasiones juega en contra de aquella estrategia que la compañía ha decidido poner en práctica a sabiendas de que es el camino que le va a reportar evolución, progreso y resultados. ¿Por qué? Porque hacerlo “de verdad” supone estar alerta de cualquier pequeño detalle que ocurra. Como contesta la persona responsable del teléfono, como visten los operarios dentro y fuera de las instalaciones o, algo que, en ocasiones se olvida, cómo vestimos las instalaciones. El espacio en el que trabajamos, es parte de nuestra identidad. Es importante para el visitante, cliente o no, ya que observa y percibe una manera de ser y de hacer. Parece obvio, ¿verdad? Pues resulta sorprendente ver las pocas ocasiones en las que somos conscientes del valor que nuestro espacio tiene como soporte de nuestra identidad. Incluso cuando se cuestiona esta parcela, recogemos respuestas del tipo:”Esto es de paso”, “¿Quién se va a fijaren estos detalles?”,”lo importante es la producción y el servicio”…De la misma manera que vemos la apariencia de un restaurante y somos capaces de situarlo en un ranking de coste alto, medio o bajo; estilo tradicional o contemporáneo, el entorno sobre el que nos presentamos, ofrece también datos a nuestros visitantes externos.

Sin duda, esto es importante para afianzar la presencia hacia el exterior pero no lo es menos que la presencia hacia el interior, hacia las personas que trabajan allí. También éstas se verán influenciadas en su manera de hacer y, más, en su actitud; si las instalaciones en las que pasan gran parte del día son acordes a los valores que la empresa transmita. Al final es sencillo, todos somos más limpios en un espacio limpio y más respetuosos allí donde nos respeten.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *