Already back

“El final del verano anuncia el comienzo del otoño. Y con él, las excitantes sensaciones por todo lo nuevo que vaya a suceder. ”

El final del verano llegó. Quizás ha sido el verano del gran viaje, o el del gran amor o, quizás, incluso, el del inesperado reencuentro que provoca un giro en la vida de una persona. También ha podido ser el verano de la soledad, el de la ruptura o simplemente “aquel verano en el que, por la crisis, no pudimos viajar y terminamos gastando más dentro que fuera”. Lo que sí es seguro es que, rara vez olvidamos la sensación que nos ha dejado cada verano. Es extraño teniendo en cuenta que apenas pasamos dos o tres semanas disfrutando del descanso estival frente a las otras 49 ó 50 que completan el resto del año. Septiembre se convierte en el mes de las consabidas buenas intenciones: apuntarse al gimnasio, aprender inglés, estar más tiempo con los niños, con la pareja, con uno mismo…¡ingenuos!. Intenciones que nunca terminamos de cumplir por falta de tiempo. ¿No sería más eficaz que iniciáramos el otoño con el único objetivo de que nos sorprenda para que, al inicio del verano, pudiéramos decir “este ha sido el otoño de mi vida”?. Fotografía©CabodeMarcas201

2 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *